BIENVENIDOS A ESTE RINCÓN POÉTICO

"Porque se tiene conciencia de la inutilidad de tantas cosas a veces uno se sienta tranquilamente a la sombra de un árbol- en verano- y se calla". A. González.



En esa tranquilidad os invito a acompañarme en este paseo literario que todos juntos vamos creando.







viernes, 19 de marzo de 2010

LOS HIJOS

Por favor, no hagan ruido
en la tranquilidad de este poema
escrito con la mano
del que cierra la puerta al apagar la luz.
Mis tres hijos acaban de dormirse.
Necesito el silencio para pensar en ellos.

Colores indelebles en un lápiz
de trazado infantil,
vuelvo a dibujar
-pero esta vez en serio-
un árbol, una casa, una memoria
de una luz encendida
con sabor a diciembre,
los cristales del miedo
y la ilusión del porvernir
bajo el sol
de los días laborables.

Un hijo es el segundo país donde nacemos.
Con su falta de edad nos hace cumplir años
y nos devuelve
al mundo del reloj,
a las llamadas telefónicas
que son una raíz
en la orilla del tiempo.
Un hijo nos enseña a preguntar
con voz de agua
la verdad decisiva de la tierra.
Ser como juncos, y en amor flexibles,
no asegura respuestas
ni confirma el reposo.

Elisa, Irene, Mauro,
cada cual con su puerto y con su lluvia,
luces cambiantes en el mismo río.
Nadie comente, por favor,
que acabo de escribirles un poema.
Los hijos crecen con espinas.
Nunca sé imaginar
lo que pueden decir de lo que digo,
lo que pueden pensar de lo que pienso,
lo que pueden hacer de lo que hago.

6 comentarios:

Marian dijo...

Este poema aparece en VISTA CANSADA. Aquí vemos a un Luis padre, entregado a esa vida en común con personitas que se van formando, cada uno con su puerto y con su lluvia. Ya conocemos a Elisa, la pequeña, Irene y Mauro son sus dos otros hijos.
"Un hijo es el segundo país donde nacemos" Preciosa reflexión y una gran verdad. Es el punto de partida para el resto de las decisiones. Es una entrega absoluta que siempre vale la pena. Son ellos los que nos enseñan de la vida, los que nos guían en el camino.
"Los hijos nacen con espinas". Cierto es que no es fácil seguir la senda, aunque al final siempre veamos la luz con ellos.

Y también son los mayores críticos: nunca sé lo que pueden decir de lo que digo, lo que pueden pensar de lo que pienso y lo que pueden hacer con lo que hago.

Gran lección de tolerancia, de educación y de comprensión en este poema. El padre entregado a sus hijos, pero dejando sus espacios para que lleguen a sus puertos. Hoy , día del padre, recordamos a todos ellos: los que nos aman, los que nos comprenden, los que nos riñen, los que se han ido, los que nos acompañan en el corazón siempre... a todos.

Luis también tiene un poema dedicado a su padre, pero éste me ha parecido más oportuno. Si alguien quiere conocerlo, sólo tenéis que decirlo y lo colgamos.

Lunes dijo...

El padre es siempre un referente para nosotros y me gusta ver como también nosotros podemos enseñar a los mayores.

"Nunca sé imaginar
lo que pueden decir de lo que digo,
lo que pueden pensar de lo que pienso,
lo que pueden hacer de lo que hago. "
A nosotros a menudo nos pasa lo mismo con ellos,igual solo hay que plantearse hablar más y encontrar caminos juntos, aunque con libertad para hacer cada uno su vida.

Anónimo dijo...

Mi padre es muy importante para mí, aunque a él no se lo diga. En fin...

Izan dijo...

Una propuesta para la próxima entrada del blog:
Un artículo de García Montero para el diario Público hablando sobre Rosa Díez, UPyD y sus dotes para el manejo de la farsa. Aquí os dejo el link:
http://www.publico.es/espana/302394/frescura/democratica

Music* dijo...

Puede ser verdad como has dicho Marian que un hijo os ensaña a los padres de la vida pero yo em pregunto:¿qué vida os enseñamos nosotros los hijos si no es por la que vosotros antes nos guiais?pues nada aprenderíamos ni podríamos enseñaros si antes no nos hubierais guiado y enseñándonos los distintos camninos que podemos tomar de la vida.El poema es una estupenda reflexión para los hijos pero creo que siendo el día del padre qué mejor para dedicarles uno exclusivamente a ellos no?pues no es el día de los hijos sino el de ellos.Y hablando de los que se han ido decir que no nos levantaremos un día sin pensar en ellos pues no se deja de querer a quien siempre te ha querido...

Elenita dijo...

En este poema, nos aparece un Luis García Montero padre, muy sincero y cariñoso. Tiene razón cuando dice que ningún padre sabe lo que piensa su hijo de él, de cómo actúa o piensa, pero que ser padre es la mejor experiencia del mundo, aunque a veces surjan problemas, intentan dar su cariño y apoyo a sus hijos que es su mayor tesoro, y en ocasiones los padres también aprenden cosas de sus hijos. Este poema me parece el mejor homenaje a los padres, que luchan y aman a sus hijos incondicionalmente. Estoy totalmente de acuerdo con la opinión de Music, los padres nos guiais, y sin esa ayuda nos sería muy difícil crecer y embarcarnos en la vida. y por su puesto jamás se olvidan a los que ya no están, porque cada día se les recuerda cariñosamente.

 
Copyright 2009 PASEO EN VERSO . Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator