BIENVENIDOS A ESTE RINCÓN POÉTICO

"Porque se tiene conciencia de la inutilidad de tantas cosas a veces uno se sienta tranquilamente a la sombra de un árbol- en verano- y se calla". A. González.



En esa tranquilidad os invito a acompañarme en este paseo literario que todos juntos vamos creando.







lunes, 14 de marzo de 2011

Casa de Misericordia. Joan MArgarit.

Tenía ganas de traer a este rincón unos versos de Joan MArgarit. Ya os comenté que el otro día presentó el libro " No estaba lejos, no era ifícil" a manos del gran Benjamín Prados en la Residencia de Estudiantes, a la vez que Luis G. Montero presentaba el suyo.

Después de descubrir a este gran poeta, alguien me dijo debes empezar por "Casa de Misericordia": una antología soberbia. Por esa razón tuve que esperar a leerlo , a madurarlo y ahora os pongo el poema que lleva el título del poemario. POr algo será. Él mismo explica el título en las siguientes líneas:

"El título de este libro es el de uno de los poemas que contiene y que comencé a concebir mientras visitaba una exposición sobre la Casa de Misericordia, donde podía verse fotografías y documentos ligados a la historia de esta institución. Tres cosas quedaron en mi mente: en primer lugar, el edificio, enorme, austero y bruñido de tan limpio, con los niños y las niñas siempre graves y en orden, en pie o sentados, en un orden casi militar. En segundo lugar, las solicitudes, muchas de las cuales eran de viudas de asesinados en la represión del final de la guerra civil, que pedían el ingreso de sus hijos por imposibilidad de mantenerlos. En tercer lugar, los informes de los jueces y otros funcionarios del nuevo régimen sobre aquellas solicitudes.

Las Casas de Misericordia fueron instituciones de gran severidad, rayana a veces en la maldad, pensaba yo, recordando aquellos años de posguerra, los años de mi infancia, cuando eran referentes familiares en nuestra vida cotidiana. Y en este punto, me venían a la mente las solicitudes de las madres, y la conclusión era clara: la intemperie era mucho más espantosa. Por esto se afanaban para hacer que sus hijos entrasen en aquel lugar. Y en este punto, la mente daba un salto hacia la poesía, hacia lo poco que quizá servía un poema para ayudar a soportar el dolor y las carencias. Pero no hay nada más, y si esto es triste, mucho más triste es la intemperie sin los versos. La poesía: una especie de Casa de Misericordia"

El poema es éste:


Casa de Misericordia

El padre fusilado.
O, como dice el juez, ejecutado.
La madre, ahora, la miseria, el hambre,
la instancia que le escribe alguien a máquina:
Saludo al Vencedor, Segundo Año Triunfal,
Solicito a Vuecencia poder dejar mis hijos
en esta Casa de Misericordia.

El frío del mañana está en la instancia.
Hospicios y orfanatos fueron duros,
pero más dura era la intemperie.
La verdadera caridad da miedo.
Igual que la poesía: un buen poema,
por más bello que sea, será cruel.
No hay nada más. La poesía es hoy
la última casa de misericordia.

CAsa de Misericordia, Visor, 2007

El vídeo tiene sus fallos al principio, pero vale la pena oírlo en voz del poeta.

1 comentarios:

Marian dijo...

Me sorprendió Joan : un hombre maduro, con muchas duras experiencias a sus espaldas y con un poder poético que arrastraba.
Me ha impresionado su poesía casi neorrealista, que hace transportarnos a un mundo en blanco y negro, pero que él lo llena de fuerza. Está bien que seamos conscientes de nuestro pasado. De hecho, no es tan lejano.
Muchos niños se perdieron en esas casas de misericordia, al menos queda siempre un hueco para ellos en la poesía.

 
Copyright 2009 PASEO EN VERSO . Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator