BIENVENIDOS A ESTE RINCÓN POÉTICO

"Porque se tiene conciencia de la inutilidad de tantas cosas a veces uno se sienta tranquilamente a la sombra de un árbol- en verano- y se calla". A. González.



En esa tranquilidad os invito a acompañarme en este paseo literario que todos juntos vamos creando.







martes, 15 de febrero de 2011

Los pocos que dejaron de ser niños. DAniel Herrán Monge. 1º Bach CCSS



En el vacío indiferente
las corrientes de pensamientos
me arrastran al recuerdo.

Y recuerdo cuando no
levantaba un palmo del suelo,
y después, cuando no alzaba
sino un poco más.

Recuerdo que nada estaba mal
sino lo que decía mi madre.
Y después, esto y lo
que decían los demás niños,
y los profesores.

Recuerdo que era lo bueno
lo que hacían todos,
y malo o raro lo que
hacían los solos y los pocos.

Recuerdo que a veces eras mejor
si hacías lo bueno de
mejor manera que los demás;
y eras burla si lo
hacías mal, o no podías,
o tenías reticencia a hacer
lo bueno de los todos.

Recuerdo que siempre había
uno, o quizá unos pocos, que
eran los mejores en casi todo,
y que lo que hacían ellos
era luego lo bueno de todos.

Recuerdo, en mi clase infantil,
que por ellos pocos trabábamos
combate con la clase vecina,
porque a ellos les gustaba y,
por tanto, a nosotros también.

Recuerdo, del mismo modo,
en mi pueblo, parejo al campo,
el grupo de muchachos en
el que marchaba, las cabañas
primitivas y toscas que montábamos.

Recuerdo la destrucción de las
cabañas de otros grupos, al
enterarnos de su existencia y
arengarnos el o los pocos a ello.

Recuerdo los restos destrozados
de nuestra propia cabaña al devolver
ellos la misma moneda.

Recuerdo la frustración
y la fugacidad e inutilidad
de esas empresas, y el seguimiento
ciego, como sabueso faldero al amo.

Recuerdo recuerdos. Recuerdo
y comparo a los infantes
con los adultos ya versados y
los adultos que serán los pequeños.

Recuerdo y veo los mismos
muchachos, los mismos seguidores,
los mismos hombres enfrentados.

Recuerdo y veo, impotente y rabioso,
seguidores y seguidos.
Recuerdo y temo ser yo perro
o dueño, inconsciente de serlo.
Recuerdo y veo, o no veo, a
los pocos que dejaron de ser niños.
Daniel Herrán
 
Copyright 2009 PASEO EN VERSO . Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator