BIENVENIDOS A ESTE RINCÓN POÉTICO

"Porque se tiene conciencia de la inutilidad de tantas cosas a veces uno se sienta tranquilamente a la sombra de un árbol- en verano- y se calla". A. González.



En esa tranquilidad os invito a acompañarme en este paseo literario que todos juntos vamos creando.







miércoles, 3 de febrero de 2010

LA POLÍTICA Y LAS PALABROTAS

Por Luis García Montero. Lunes, 1 de Febrero de 2010.

La política y las palabrotas

Mi hija Elisa está muy divertida con ese hijo de puta que utilizó Esperanza Aguirre cuando hablaba con uno de sus consejeros sobre Caja Madrid y que salió a la luz pública por culpa de un micrófono indiscreto. Le comento que lo verdaderamente significativo no es el insulto, sino el hecho de que esté dirigido a un compañero político.

Llamar a alguien hijo de puta forma parte de nuestro idioma más expresivo, es una fórmula cotidiana, muy viva, algo que sirve para los enfados modestos de la vida y para las indignaciones importantes. Lejos de su significado original, el menosprecio de las costumbres sexuales de una madre, la fórmula sirve para calificar a un árbitro que pita en contra de tu equipo o para definir a un canalla. La verdad es que hay personas destructivas, envidiosas, con muy mala salud moral, que sólo están bien definidas con esa expresión certera.

- ¡Pero llamárselo en público! – se ríe Elisa, que ya está aprendiendo las diferencias peligrosas y necesarias entre lo privado y lo público, esa frontera envenenada de la que dependen los equilibrios de la sociedad, el respeto y el cinismo, la libertad y la opresión, la ética y la mentira-. ¡Y a un compañero de partido!

- Ella no quiso llamárselo en público, no se dio cuenta de que un micrófono recogía su conversación privada. Muchos políticos han metido la pata en España con eso, son imprudentes. Pero tampoco creas que me preocupa mucho, porque eso significa que son humanos y que sus enfados son a veces más reales que las frías estrategias del cinismo. No están vacíos por dentro. En lo que sí tienes razón es en extrañarte de que se refiriera a un compañero de partido. Es muy común, ocurre en todos los partidos, un ministro conservador puso de moda la frase al suelo, que vienen los nuestros. Pero conviene no dejar nunca de extrañarnos por respeto a la nobleza del compromiso político.

- ¿La política es noble?

- Yo creo que sí, aunque en las democracias actuales esté muy corrompida. Algunas veces hemos hablado de tres palabras imprescindibles…

- Libertad, dice Elisa con voz de loro disciplinado que ya se sabe la lección.

- Aunque todo está relacionado, la libertad es una palabra que afecta a la condición de los ciudadanos, a su capacidad de pensar con independencia, de ser dueños de sus propias opiniones.

- La igualdad…

- Conviene que haya condiciones sociales que hagan posible el ejercicio de la libertad. La igualdad económica y la igualdad ante la ley son imprescindibles como valor social, no sólo para que sea real la justicia, sino también la democracia. No hay verdadera libertad sin igualdad. Aunque afecte a los individuos particulares, la libertad sólo se cumple en sociedad.

- Y la fraternidad.

- Es la clave de la nobleza política, aunque suponga también respeto a los ciudadanos y a la convivencia. Pero si la política es un compromiso público, un deseo común de organizar y transformar la sociedad, los que defienden unas ideas parecidas deben mantener relaciones marcadas por la fraternidad. Es lo que hace que la política no se convierta en una lucha particular y ambiciosa por el poder.

- Pero no ocurre nunca así.

- Por desgracia. Yo conozco políticos rencorosos que no votan en las elecciones a su propio partido para desgastar al líder. Hay congresos que no se dedican a discutir lo que necesita la sociedad, sino las diferencias internas y el poder de las familias. También da un espectáculo bochornoso el viejo político que se empeña en no dejar su puesto, aunque él sea ya un problema grave para su formación, y se dedica a calumniar a sus compañeros y a poner zancadillas a los jóvenes. Más que por ideas, hay políticos que sólo están alimentados por el rencor.

- ¿Eso es lo que ha hecho Esperanza Aguirre?

- No, ha hecho una cosa todavía más grave. Ha traicionado institucionalmente a su propio partido, le ha quitado un puesto de representación y se lo ha dado al enemigo, con la única intención de vengarse personalmente de un compañero. Ha convertido la política en una cueva de lobas.

3 comentarios:

Marian dijo...

La política debería ser un compromiso social para intentar fines nobles, pero actitudes como la de Esperanza Aguirre nos llevan a dudar cada día más de la política. Elisa pregunta que si es noble la política, ¿ qué opináis vosotros??? Es cierto que los políticos son humanos pero por encima de sus intereses personales deberían primar otros , no?

Alejandro dijo...

Al margen de pensamientos políticos, opino que cada día la política es más un colapsado teatro,o bien que nos vamos dando cuenta de lo que es, cada vez más.

Yo sabía, por que se ve demasiado bien, que cuando los políticos se preparaban cada discurso y cada papeleta, lo hacían pensando en los intereses de su partido, en relación con los votos, la ópinion pública... olvidando su verdadero trabajo.
Con ¨las cosas claras¨, esloganes sensacionalistas, mitines dignos de miliki y aptitudes extremas y sin razonamiento para lo mismo; ganar. Sin irse muy lejos, hace unas dos semanas leí un reportaje que hablaba (coincidencia, como ya he dicho, no estoy dando mi opinión política) sobre
Mariano Rajoy, en un discurso sobre la recurrente economía, en concreto sobre el estado de la agricultura, apareció con unos tomates en medio del mitin, con los que apuntaba al gobierno agitándolos con ojos vehementes y criticando sin cesar para asegurarse la reivindicación ciega de unos cuantos ciegos. Y otra magnífica actuación de Esperanza, que en la inaguración de uno de tantos hospitales fue insultada por una trabajadora del hospital y ella decidió encararse a la joven, pegando su frente con la de la mujer y murmurando cosas que solo escuchó aquella. O como se mantuvo en cartel una infinidad de sinónimos para la crisis.
Sin hablar se la famosa niña española que tanto le gustan las chucherías.
Se podría seguir dando ejemplos de esa política cabezona, si se me entiende, que no sabe ni lo que busca y que se fija en figuras individuales representativas de toda una ideología, tanto unos como otros.
Pero yo pensaba que todo esto era usado para guiar con la idea, terrible y parece ser que necesaria, de guiar al ¨rebaño¨ a un objetivo medianamente bueno, es decir; una sociedad estable en que se respetase a todo. Pero cada vez más mal interpretan estos actores que nos dejan ver que esas pantomimas insulsas no son una herramienta útil, necesaria y horrible, si no que son así realmente, cabezones que se tiran al rojo(por metáfora, no por analogía política) como toros unos a por otros, olvidando cual es su trabajo, que no es fácil pero es necesario.
En definitiva, que esos hijos de puta como así se han bautizado gracias a muchos años de estupideces,(exceptuando pequeños oasis de cordura), se maten en esa cueva de lobos y lobas como nos dice García Montero, mientras, el resto nos tendremos que ordenar nosotros mismos.

Elsa dijo...

Hola de nuevo,
Siempre he creido que los políticos están para mejorar las cosas, para ayudar, para mediar, para dirigir la economía, para igualar las oportunidades, para tener ideas que hagan un país mejor, y... sobre todo (y por qué no) para dar ejemplo.
El hecho de elegir un partido u otro pensaba que se debía a la ideología personal de cada uno, a definirse en qué logotipo querían representar, pues ello implica (según mi manera de verlo) compartir unas ideas determinades.
En cambio, tengo ahora la sensación de estar viendo a personas (más bien podría decir personajes) que no saben hacer política limpia, y peor aún, que no tienen ideología... pues van cambiando de una a otra según sus intereses personales.
Esta situación, en los comienzos del siglo XXI, me da pena... ¿Hacia qué democracia caminamos? ¿Somos capaces de elegir ante tal despliegue de poco profesionalidad? Ya iréis contando vuestras ideas, que por ser más jóvenes y frescas, me gustaría conocer.
Gracias por este blog.

 
Copyright 2009 PASEO EN VERSO . Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator