BIENVENIDOS A ESTE RINCÓN POÉTICO

"Porque se tiene conciencia de la inutilidad de tantas cosas a veces uno se sienta tranquilamente a la sombra de un árbol- en verano- y se calla". A. González.



En esa tranquilidad os invito a acompañarme en este paseo literario que todos juntos vamos creando.







martes, 16 de febrero de 2010

CHE SE PREPARAVA IN FIRENZE

CHE SE PREPARAVA IN FIRENZE
o la tarde por fin lluviosa de un 17 de febrero


Bajo la lluvia
es distinta la ciudad que pisas.

Como huellas,
como pasos gigantes te circundan los charcos
y te llevan allí
donde rompe el abrazo.

Porque has bajado al día,
al día con sus casas por el suelo,
porque te han sorprendido las ventanas
mirándote dobladas y borrosas
debajo de tus pies,
mientras la última luz anida en las aceras
y la piel de la tarde
se estrella contra ti,
SERENAMENTE;
porque todo es hermoso como el deseo antiguo
y tus labios de cera son ahora el pasado,
la nieve de un invierno que no existe,
finalmente parece
que todo resucita.

Si además
nos viniera la historia distinta y con tus ojos,
si pudiera decirte
que el acto de vivir es más sencillo,
porque vuelven sin eco los segundos
y la pared gotea
al tiempo de la noche,
entonces, camarada,
si estuvieras conmigo tal vez te sugiriese
que la ciudad se duerme flotando en el asfalto,
que todo está tranquilo,
que nos une al futuro
algo más que esta débil mirada de tristeza
y nosotros volvemos
allí donde Firenze se rompe en el abrazo.

6 comentarios:

Marian dijo...

Este es uno de los poemas publicado en Tristia, de los primeros de Luis, allá por 1982. Ya ha llovido desde entonces, como estos días lluviosos de febrero, pero los sentimientos que transmite permanecen en el tiempo. La serenidad, la tranquilidad de la realidad de cada uno que siempre se podrá compartir con los seres queridos. Con la esperanza en el futuro, ya que el futuro es "algo más que esta débil mirada de tristeza".

danilo dijo...

en mi opinión creo que es este un poema que transmite bien el mensaje de olvidar lo pasado y mirar hacia el presente y el futuro. pero a la vez intenta exponernos que esa melancolía que de repente por cualquier circunstancia se presenta ante nosotros es inevitable, forma ya para siempre parte de nuestra existencia.

jm dijo...

Parece que habla de una amor que se rompe (los abrazos) pero queda la amistad serena y tranquila, ya sin la mirada de tristeza

Elsa dijo...

Yo me decanto por el comentario de Marian.
A veces, charlando con amigas, surge la gran pregunta: ¿debemos tener niños para traerlos a un mundo como éste en el que vivimos? Casi todas somos maestras y/o profesoras y, tras largos debates, llegamos a la conclusión de que debemos confiar en un futuro mejor, que debemos confiar en que los niños y jóvenes a los que hoy educamos y con los que compartimos nuestras ideas, harán de este mundo un lugar mejor.

Anónimo dijo...

¿quien es el poeta de este poema?

Marian dijo...

Luis García Montero, de su libro Tristia.
Saludos

 
Copyright 2009 PASEO EN VERSO . Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator