BIENVENIDOS A ESTE RINCÓN POÉTICO

"Porque se tiene conciencia de la inutilidad de tantas cosas a veces uno se sienta tranquilamente a la sombra de un árbol- en verano- y se calla". A. González.



En esa tranquilidad os invito a acompañarme en este paseo literario que todos juntos vamos creando.







miércoles, 3 de julio de 2013

Rayuela de J. Cortázar cumplió sus 50 años.

  Representa hoy en día un espíritu de búsqueda hacia el futuro. Editada el 28 de  junio de 1963,  la obra de Julio Cortázar sigue despertando admiración. 

Una obra así plantea una pregunta: ¿qué hace a esta obra tan fascinante? Experimentación sonora y sintáctica, posibilidades de lecturas diversas, llamadas al lector activo y su participación,  y una sutil postura contracultural muy de los años 60, hicieron de esta composición una obra de arte. 

Rayuela nunca fue una "novela" en sentido estricto. Es más bien una especie de río abierto y caudaloso. A 50 años de su primera edición, la gran creación de Julio Cortázar también puede analizarse como un dispositivo extraliterario, donde,  el autor apela al “gíglico”, un idioma creado para la expresión absoluta.
Cortázar, que murió en París en 1984, compartió sus intenciones en una entrevista en los 60: “A mí se me ocurrió, y sé muy bien que era una cosa muy difícil, un texto donde el lector, en lugar de leer consecutivamente una novela, tuviera opciones, lo cual lo situaría ya casi en pie de igualdad con el autor, porque él también había tomado diferentes opciones al escribir el libro”.
La primera página del libro se titula ‘Tablero de dirección’ y destruye en el mismo umbral de la obra el orden formal entre “lo escrito” y “lo leído”, al proponer dos maneras de leer las 600 páginas que siguen: de corrido –en cuyo caso el libro terminaría en el capítulo 56, siendo el resto “prescindible”– o, como propone el autor, según un orden alterado en el que ubica como primero al capítulo 73, en cuyo caso todos los capítulos serían “necesarios”. Así lo explicó la escritora Cristina Feijóo en una nota titulada ‘El pensamiento de Cortázar en Rayuela’, en la revista literaria La Máquina del Tiempo.
 “Rayuela es un texto excepcional, que aborda multiplicidad de temas y miradas acerca del hombre y del sentido de su existencia. Si bien unos aspectos han envejecido mejor que otros, hay uno que está hoy más vigente que nunca: la búsqueda. Rayuela es una novela acerca de la necesidad de buscar, de buscarse y de buscarnos. Es, además, una búsqueda hacia adelante, hacia lo nuevo y desconocido, hacia lo abierto. Una búsqueda del hombre nuevo, pero también de un nuevo lenguaje y de una nueva relación entre el lector y la novela. 




Ambientada en dos escenarios, las ciudades de París y Buenos Aires, el texto  se estructura en 155 capítulos que pueden leerse en orden alterno, combinados con subtextos de otras obras, que forman un collage literario.

La "libertad formal" sería la principal característica de esta obra, que demuestra que "la novela es un género que se renueva en cada texto, una forma literaria en movimiento y transformación permanente". 

Entre las novedades que introdujo "Rayuela",  destaca la presentación de "la ciudad como espacio poético" y "la indeterminación como medio para la escritura". 
Hay una característica que comparten los buenos escritores y que se hace más perceptible si somos capaces de leer en voz alta: la cadencia perfecta de sus palabras. El ritmo premeditado de lo que se dice hace que se establezca una conexión con lo musical; aunque algunos de los que lo logran prefieran verlo de otras maneras. A V. Nabokov, por ejemplo, le gustaba comparar la armonía de sus textos con la pintura, en lo que él definía como una audición coloreada. Para el autor de Lolita  cada letra del alfabeto tenía un color. Así, la “a” era como una “madera a la intemperie” y la “r” como “un trapo hollinoso en el momento de ser rasgado”. A Julio Cortázar le ocurría algo diametralmente distinto. Para él la clave estaba en el “swing”.
 J. Cortázar  fue un melómano apasionado, particularmente por las piezas clásicas y el jazz, sobre todo el jazz. Como dijo Vargas LLosa en casa de Julio había una habitación para tocar la trompeta. este ritmo se ve en los textos de rayuela. 

Rayuela marcó un hito dentro de la narrativa contemporánea. Hoy podemos releerla, sabiendo que dentro de su modernidad es una madurita de 50 años, que ya le gustaría a muchas de "veinte". 

 
Copyright 2009 PASEO EN VERSO . Powered by Blogger
Blogger Templates created by Deluxe Templates
Wordpress by Wpthemescreator